La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

Bonito y barato

Me enloquece ir de compras hasta el infinito y más allá. Es como si me pusiera el catalejo de las sorpresas y conquistara nuevos mundos.

Da lo mismo el qué. Cualquier tienda con alma me atrae. Mi cerebro empieza a trabajar a ritmo de vértigo. Comienza a procesar qué combina con cuál, qué cuál con cualquiera y el proceso empieza de cero.

Por el camino hay diamantes que me subyugan y como hipnotizadores de lujo me abducen para venir conmigo, aunque el coste sea mínimo. En ese momento son únicos y al cabo de los años siguen en mi territorio y memoria.