La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

Eloy Moreno Olaria nació en Castellón de la Plana, en 1976. Es un escritor español que se ha dado a conocer tras la publicación de su primera novela, El bolígrafo de gel verde (2011).

Estudió Educación General Básica en el Colegio Público Virgen de Lidón y BUP y COU en el Instituto de Francisco Ribalta de Castellón de la Plana. Se tituló en Ingeniería Técnica en Informática de Gestión por la Universidad Jaume I. Acudió a talleres de escritura en esta misma universidad. Tras finalizar sus estudios universitarios estuvo trabajando en una empresa de informática hasta que aprobó las oposiciones a informático en el Ayuntamiento de Castellón de la Plana, donde continúa trabajando.

Comenzó su andadura en la literatura autoeditando su primer libro, y llegó a vender más de 3.000 ejemplares. Este éxito junto a la labor de difusión realizada a través de las redes sociales hizo que la editorial Espasa decidiera reeditar la novela.

Eloy Moreno comenzó a ejecutar su idea de escribir en 2006. Tardó más de dos años en finalizar el libro. Se han publicado de su primer libro 13 ediciones, con más de 80.000 ejemplares vendidos. En el mes de su lanzamiento con Espasa fue la novela más vendida de España. La novela ha sido traducida al catalán, el italiano y el holandés. También ha sido traducida recientemente al taiwanés.

"Lo que encontré bajo el sofá" es su segunda novela publicada el 25 de septiembre de 2013. "Cuentos para entender el mundo" es su último trabajo.

Moreno también ha escrito varios relatos cortos. Con uno de ellos, La cama creciente ganó el II Concurso de Relato Corto 2008 organizado por el Casal Jove de Castelló en la categoría de 19 a 35 años. Además, escribe artículos de opinión en su blog Tercera Opinión, que fue galardonado con el premio de mejor blog en la 2ª edición de ’1 año en 1 post’ de la web Atrápalo.

Fue Premio Onda Cero Castellón 2011 por el esfuerzo realizado en la difusión de El bolígrafo de gel verde, y finalista de los Premios de la Crítica Valenciana 2012 en el apartado de narrativa por la misma obra.

Eloy Moreno es, ante todo, una "persona sencilla", como le gusta definirse, al descubrir que nada ha cambiado en su vida tras haberse convertido en un escritor de éxito, y sus palabras esconden la modestia de quien seguirá compatibilizando su dedicación a la literatura con un puesto de funcionario. No ve la tele, le gustan Millás, Asimov y Saramago, y no le hace ascos a los bestseller.

"Siempre me ha gustado leer, desde muy pequeño, y al final, tanto leer y leer, uno acaba por querer contar historias. Mis historias surgen siempre del día a día, de la realidad, me encanta escribir sobre lo cotidiano. Me voy quedando siempre con esas pequeñas anécdotas, sucesos que le ocurren al vecino, al amigo, a un conocido... Siempre digo que mis novelas son de personajes.

Sus palabras

Aspectos personales

"Mi afición por escribir no comienza mucho antes de publicar mi primera novela. No es algo que venga desde pequeño, aunque siempre me ha gustado el tema artístico: estuve en un grupo de música, toco la guitarra, me gusta la fotografía..."

"Soy informático y trabajo haciendo páginas web, conozco bien el medio y sé las oportunidades que pueden brindar las redes sociales. Hace diez años, sin ellas, esto habría sido imposible. Una tarde en una librería puedes llegar a conocer a 30, 40 personas no más. Me puse a contactar en Facebook, y se creó un boca a boca digital que es mucho más rápido y efectivo".

"Mis novelas no son autobiográficas, aunque en un momento de mi vida yo también cambié radicalmente. Era autónomo y aquello no era vida, así que decidí hacer unas oposiciones. Me la jugué y salió bien. Reconozco que la gente se mete en una rueda y es difícil salir de ella, es difícil cambiar. Pero estoy muy contento por el hecho de que haya lectores que me han comentado que mi libro sí les ha hecho ver la vida de otra forma".

"Cuesta mucho abandonar lo que llamamos "la zona de confort" y aquí el nombre es engañoso, pues confort no significa necesariamente que estemos bien, significa que es lo que conocemos y que nos da mucho miedo el cambio. El no saber qué ocurrirá genera mucha incertidumbre y consigue que muchas veces nos quedemos como estamos. Pero yo siempre he pensado que se crece en el cambio. Una frase que leí en internet y que me encanta es "ningún mar en calma hizo bueno a un marinero"".

"Me encantaría, es una de mis ilusiones, que algún día las novelas se conviertan en películas."

"A mis lectores les digo que se atrevan, que el que no se mueve no se equivoca, pero tampoco experimenta."

"En general no tengo ningún escritor fetiche, de hecho ni siquiera tengo un tipo de novela determinada que me guste. Prefiero ir leyendo cosas muy distintas y autores diferentes. Quizás siento debilidad por Juan José Millás, sobre todo, porque es capaz de crear mundos increíbles a partir de palabras sencillas."

"Aunque mi escritura es totalmente realista a mí lo que me gusta mucho leer es ciencia ficción. De este género saco muy claramente la moralidad de las personas y cómo funcionan las relaciones humanas. Puede parecer un poco raro, pero es así. Y dentro de los maestros de la ciencia ficción, me quedo con Asimov."

"Sigo conectándome a Internet todas las noches para responder a todos los lectores que me escriben en mi página de Facebook. Si alguien se toma la molestia de escribirme, lo mínimo es contestar, ¿no? Yo creo que es muy importante para el lector porque a mí me hubiera gustado, en muchas ocasiones, poder comunicarme con los autores de lo que he leído."

“El libro que siempre tendría en la mesita de noche es "Rebelión en la granja". Y metería debajo del sofá...no libros, pero sí a mucha gente.”

"Me defino como un soñador que se dedica a convertir en realidad sus sueños".

Aspectos profesionales

"Una tarde de 2006 me senté frente al ordenador con una idea fija en la cabeza: escribir una historia del día a día, una historia que fuese capaz de penetrar más allá de la mirada de un lector, una historia capaz de permanecer en el recuerdo. Pero sobre todo, deseaba escribir la novela que a mí me hubiese gustado leer."

"Invertí más de dos años en terminarla, miles de horas inventando personajes, capturando pedazos de realidad, creando situaciones cotidianas pero escondidas, sentimientos comunes pero disimulados; en resumen, invertí una pequeña parte de mi vida en crear otras vidas."

"Durante varias semanas, cada noche, me acercaba al ordenador, lo encendía y la miraba, en realidad nos mirábamos. Así nos podíamos pasar horas, cada uno en una orilla, como dos conocidos que jugaban a no encontrarse; que, entre reproches y disculpas, jugaban a verse sin mirarse. Y fue durante esas noches cuando me di cuenta de que, tras esos dos años, ella ya había conseguido estar completa y yo, en cambio, me había quedado vacío. Fue cuando me di cuenta de lo más importante: una novela nace para ser leída."

"Así que decidí ser yo mismo quien le devolviera la vida, ser yo quien la publicase. Aún recuerdo la tarde en que se lo dije, aún recuerdo su sonrisa, sus ganas por salir de aquel ordenador que se había convertido en cárcel."

"Opté por editarla yo mismo. Y fue así como ella y yo, mi obra y su autor, comenzamos el camino juntos. Trabajamos de nuevo durante meses; días y noches en los que estuve jugando con sus formas, buscándole el mejor formato, el mejor tipo de letra, la distancia exacta entre sus huesos que eran líneas, entre sus órganos que eran párrafos… Le busqué una buena imprenta para dotarle de una piel de papel."

"Ahora ya sólo faltaba distribuirla. Podría haber contratado a una empresa, pero sé que ella nunca se hubiese atrevido a ir sola, estuvimos demasiado tiempo juntos; así que finalmente decidí acompañarla a todas partes. Admito que al principio fue difícil, en algunas librerías ni siquiera nos recibieron: "no van ustedes por el canal adecuado", nos decían. Y en las que lo hacían tampoco nos tomaban muy en serio, pues dejaban los ejemplares en lugares demasiado escondidos, lugares donde ella no podía lucir aquel traje que tanto le gustaba."

"Por eso decidí ayudarla un poco más, pues un libro abandonado tiende a hacerse invisible en muy poco tiempo. Por eso he estado durante muchos días, durante muchas horas, de pie fuera de las librerías, repartiendo marca-páginas y hablando uno a uno con todos los posibles lectores. Aún recuerdo cada vez que iba a una librería y les intentaba convencer para que me dejasen estar todo el día en la puerta promocionando la novela."

"Y así, con mi insistencia y su calidad, poco a poco la situación fue mejorando. Y claro, con el aumento de ventas, comenzaron a tratarla con respeto, incluso con cariño que era más importante. Cada vez estaba más visible, en mejores estanterías y junto a mejores novelas. Tendrían que haber visto su cara el día que la colocaron junto a una de Saramago."

"También he de reconocer que tuve mucha ayuda, pues mis padres la adoptaron, como a ese nieto que aún no han tenido. Y si mi padre se encargaba de recoger los paquetes de libros que iban llegando de la imprenta, y llevármelos a la librería en la que estaba de promoción, fue mi madre la que ejerció un papel más sentimental, pues a partir del nacimiento de la novela se dedicó a llevar siempre un ejemplar en el bolso para enseñarla en cualquier pescadería, mercado, frutería y demás establecimientos por los que habitualmente pasaba. Una parte de ella -a la novela me refiero- se acostumbró a vivir al abrigo de una madre que no era biológica, pero sí adoptiva."

"Y así, conforme pasaba el tiempo, cada vez más lectores preguntaban por la novela, la buscaban o comentaban sobre su trama sin saber que ella estaba ahí, sobre cualquier estante, escuchándoles."

"Y así, poco a poco, ciudad a ciudad y librería a librería, creamos lo que ambos denominamos TOUR 2010; que, recuperando el espíritu de las bandas de rock, consistía en coger el coche, llenar una maleta con decenas de ejemplares e ir, por distintas ciudades, dando a conocer la novela. Ciudades que normalmente no escogía yo, sino los propios lectores, pues ellos con su insistencia convencían a librerías, organizaciones, ferias… para que me dejasen estar allí promocionando la novela."

"Durante esta pequeña aventura me he dado cuenta de que eso que llaman "boca a oreja" funciona mucho más rápido a través de las redes sociales, pues no había día que en Facebook no tuviese mensajes de apoyo, recomendaciones del libro, crónicas del mismo, opiniones…"

"Finalmente conseguí ponerla a la venta en La Casa del Libro de Castellón. Inmediatamente lo comuniqué en Facebook y cientos de personas escribieron una opinión sobre el libro en la web www.casadellibro.com. Consecuencias: gracias a todas esas opiniones la novela se situó como la segunda más valorada en portada de la web, y quizás gracias a eso finalmente la novela llegó a oídas de la editorial Espasa. La leyeron, les gustó y se pusieron en contacto conmigo para poder distribuirla en toda España. Toda esta pequeña aventura continúa el 13 de enero de 2011, día en el que la novela se puso a la venta, a nivel nacional."

"Nunca llegué a enviar la novela a ninguna editorial, pensé que la dejarían en un cajón y que jamás la leería nadie. Hice una primera tirada de 300 ejemplares que pagué con unos ahorros que tenía."

"Jamás imaginé que una gran editorial se fijaría en mí. Al empezar a trabajar con una editorial se consigue una gran distribución a nivel nacional y mucha presencia en los medios de comunicación que son los que consiguen que el libro llegue más fácilmente al lector. Lo difícil no es publicar, sino distribuir una novela, eso es lo realmente complicado. Para mí Facebook fue una salvación, pues me permitía llegar a mucha gente que de otra forma hubiera sido imposible."

"Desde siempre he mantenido yo mismo: la web del libro, el Facebook, el Twitter, los emails a los lectores… El Twitter, un gran amigo, es perfecto para poder intercambiar opiniones con los lectores."

"Hoy, un libro que es buena prueba de eso de "querer es poder", si entendemos que "querer" equivale a romperte los cuernos, hacerte prácticamente inmune a los rechazos y convertirte en un maestro en el arte de levantarte caída tras caída."

"Creo que me fijo mucho en los detalles, en los comportamientos de las personas que veo alrededor. Me gusta jugar mucho con las palabras. Soy de los que prefiero decir algo con el menor número de líneas posible."

"La inspiración puede salir de cualquier sitio, de una conversación, de una discusión, de una noticia que has visto, de observar cualquier acontecimiento... A partir de ahí tienes que decidir si la idea puede llegar a convertirse en novela o simplemente es algo pasajero. "

"Lo que encontré bajó el sofá" es mi segunda novela que habla de la corrupción en la España de hoy y "de lo que todos escondemos y no nos atrevemos a contar."

"Reparto a todos, no solo hay políticos corruptos, también está el tipo que va a un supermercado, pesa cuatro manzanas y luego añade otras cuatro o el que se queja de todos los políticos, pero, cuando van a arreglarle la casa, paga sin factura. Al final, estamos todos ahí."

"Casi siempre chateando, me decían, pues he llorado en tal o cual página, y precisamente ahí también había llorado yo, esa conexión con los lectores es impagable".

"Dicen que la segunda novela es la más difícil, en la que se demuestra si el éxito de la primera fue simplemente que sonó la flauta. Me comentaron el caso de un autor que tras su primera novela decidió escribir directamente la tercera… Quizás por eso tardé bastante en comenzarla. Pero bueno, ya hay alguna crítica que ha dicho que "hay Eloy para rato."

"Con la segunda novela, quizás perdí ese contacto directo con los lectores a puerta de librería, pero intenté compensarlo con el contacto que mantengo a través de las redes sociales."

"Mis personajes son gente normal y corriente, las mismas personas que nos podríamos encontrar al mirar en el interior de las ventanas de los edificios. Quizás ahí está la riqueza de la historia, en que somos nosotros mismos los que estamos en el libro. Con nuestras virtudes y nuestros defectos, y también con nuestros secretos."

"Quizás soy muy visceral. Ya me pasó con mi anterior novela. Es como coger el tejado de cada casa, levantarlo y ver qué pasa en cada uno de esos hogares, realidades que se quedan dentro pero que son comunes a muchas personas. Me gusta diseccionar y plantear situaciones y preguntas. El otro día un amigo hizo una definición de mi escritura que me encantó: té escribes como cuando los grupos heavys hicieron baladas, dices cosas muy fuertes con palabras bonitas."

"Creo que el mundo editorial se quedó en la edad de piedra, y parece que se sienten cómodos ahí. Lo del ebook, las redes sociales... es un poco como si no fuera con ellos. De momento, si siguen así, su destino será el mismo que las discográficas."

Aspectos sociales

"Tenía la intención de contar lo que todos escondemos, los trapos sucios de todo el mundo. El título viene de ahí: cuando mueves un sofá, te encuentras de todo".

"Toledo es una ciudad que siempre me ha parecido preciosa. El romanticismo de Toledo, de Bécquer y de la historia de amor de los dos protagonistas sirve de contrapunto a la historias que ocurren en septiembre de 2013, fecha en la que dato la novela. En ellas se muestra lo que "los españoles escondemos bajo el sofá", los secretos que guardamos, que son en realidad más comunes de lo que se cree."

"En realidad somos esclavos de los horarios, del tiempo. Antes aún podías comprar un piso y saber que durante unos años estabas hipotecado, hoy en día lo estás ya de por vida. Es una forma de que los bancos nos controlen a todos, mínimo hasta la jubilación."

"Quizás lo que nunca me gustaría encontrarme "debajo de mi sofá" sea la pereza. Creo que la pereza paraliza muchas cosas, puede paralizar desde a una persona hasta una sociedad. Espero no encontrármela al mover mi sofá."

"Metería "debajo de mi sofá" a mucha gente, en primer lugar a todos los corruptos que nos gobiernan, a todos esos delincuentes inmunes ante una ley que han hecho para ellos mismos. Y también metería la hipocresía, esa que todos los que criticamos tenemos escondida en los bolsillos."

"El estar tan metido en las redes sociales, es un riesgo. Pero me encanta poder saber de primera mano y de forma sincera la opinión de los lectores, me guste o no lo que me digan. Además, creo que una crítica favorable en estos medios tiene mucho valor, pues es una crítica sincera, ya que nadie tiene razones para mentir. "

"Se puede mover una sociedad, pero antes hay que mover a las personas. El problema es que parece que hay un nivel de aguante bastante grande. Es increíble que en un país como en el que vivimos ningún político vaya a la cárcel, que nos roben y no ocurra nada. Esto no se puede sostener."

"Lo que se suele encontrar más frecuentemente bajo un sofá son los secretos, pero más que los ajenos los propios, incluso hay veces que preferimos no mirar, que no queremos verlos. El problema surge cuando todo aquello que nos callamos es tanto, que ya no cabe más… y entonces explota."

"He pretendido hacer una radiografía de la sociedad, pero sin ser partidista. He repartido para todos lados por igual, para los de fuera y para nosotros mismos. La dualidad de la doble moral es practicada por casi todos: desde el taller que cobra en negro hasta la señora que se va a urgencias para no hacer cola en el ambulatorio, o el médico que desvía a los enfermos a su clínica privada. Cuando decidí que la historia transcurriese en Toledo, me sorprendió el hecho de que durante años desapareciesen calles en la ciudad: señores particulares que se ponen de acuerdo para correr los muros de sus fincas para ocupar más terreno, y así hasta sesenta y cinco calles afectadas. Toledo me daba el perfil perfecto para el lugar donde recrear mis historias que vienen a veces del pasado para desarrollarse en el presente."

"En esta novela hay muchas cosas que podrían considerarse políticamente incorrectas: cómo solucionas el acoso escolar que hacen a tu hija, quizás dándole una hostia a la otra niña… Uno de los personajes comenta que la crisis política se solucionará cuando maten a un político y entonces se den cuenta que no se trata de un grupo intocable… Temas políticamente incorrectos de cara a la actual opinión pública. Es más de los colegios normalmente termina yéndose el agredido, no el agresor."

"Creo que todos tenemos momentos en que nos volcamos en apoyar o ayudar a los demás. Precisamente en momentos de crisis es cuando la fraternidad surge más espontánea. Y si esto no la desarrollamos ahora, entonces ¿cuándo? ¿tenemos que esperar a que llegue una crisis aún peor?"

“Somos, ante todo, cómodos. La cobardía lleva a la comodidad, y por eso estamos donde estamos. Hay una frase que me encanta de Rosa Luxemburgo que dice algo así como "Las cadenas no hacen ruido si no te mueves."

Página web del autor:
www.eloymoreno.com

Fuentes