La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

El poleo

El poleo (Mentha pulegium), también llamado menta poleo, es una de las especias más conocidas del género Mentha. De la familia de las labiadas, es una perenne cespitosa y de raíces rizomatosas que crece bien en sitios húmedos o junto a cursos fluviales, donde se la encuentra silvestre entre gramíneas y otras plantas.

Es una planta herbácea con un aroma fuerte y penetrante; de tallos ramosos más o menos pubescentes, de unos 30 hasta 50 cm de alto. Sus hojas son ciliadas en los bordes y presenta flores pedunculadas de corola blanca o lila claro, en penachos axilares. Como remedios medicinales pueden emplearse tanto sus hojas como las flores. Las primeras se pueden recoger durante todo el año, mientras que la recolección de las flores se debe realizar durante el verano o el otoño. Después de recogerlas, conviene buscar un lugar seco y a la sombra para secarlas y conservarlas en un recipiente hermético seco.

Sus erectos tallos cuadrangulares son muy ramificados. Las hojas son lanceoladas y ligeramente dentadas, de color entre verde medio y oscuro y se disponen opuestas a lo largo de los tallos. Las diminutas flores rosadas nacen agrupadas en apretadas inflorescencias globosas.

Esta planta aromática es conocida desde hace siglos en todo la cuenca del mar Mediterráneo y Asia occidental, donde crece espontáneamente, por sus propiedades carminativas, relajantes e incluso como emenagoga (que favorece la aparición de la menstruación), tomada en infusión.

La hoja en su mayor parte contiene pulegona, mentol y otras sustancias terpénicas como la Menton, isomentona... (en menor proporción). El conjunto da un efecto carminativo (facilita la expulsión de gases intestinales) y digestivo además de emenagoga (regula la menstruación). En afecciones bronquiales leves también tiene cierta acción como expectorante y antitusivo (por vía tópica).

Se usa en infusiones como relajante y se dice que favorece la expulsión de la placenta después del parto. En alimentación se utiliza para su propiedad aromática, que hace que en la industria también se utilice para evitar la halitosis y en dentífricos como refrescante.

No es aconsejable para gente que padece afecciones del hígado ya que la pulegona, que es el principio activo en mayor concentración, tiene un efecto altamente hepatotóxico. Se extrae también el aceite esencial que es el que presenta esta toxicidad en el hígado y pulmones, además de ser abortivo en animales.

Variedades del poleo-menta

El género Mentha está constituido por numerosas especies muy similares y, por tanto, difíciles de clasificar. Por ello encontramos tantas variedades como son:

  • Poleo americano.

  • Menta piperita.

  • Mentastro o hierbabuena de burro.

  • Hierbabuena o menta verde.

  • Menta de agua.

  • Menta de caballo o menta silvestre.

Composición del poleo

Respecto a la composición química del poleo, en las hojas está presente un aceite esencial en porcentaje que oscila entre el 1 y 2%, compuesto principalmente por acetato de mentilo, mentol, l-limoneno, cineol, carvacrol, mentona, dipenteno. Además hay presencia de goma, resina y minerales.

De manera más detallada, sus componentes son:

  • Ácidos: acético, butírico, fórmico, láurico, palmítico, salicílico y rosmarínico.

  • Terpenos: Pineno, alfa-pineno, beta-pineno, beta-felandreno, cadineno, canfeno, isopulegona, limoneno, mentol, linalol, nerol, ocimeno, pulegona, sabineno, terpineol, timol y tuyona.

  • Taninos.

  • Carvacrol.

  • Flavonoides: Hesperidina, diosmina.

  • Fibra.

  • Minerales: Aluminio, calcio, cobalto, fósforo, potasio, selenio, sodio y cinc.

Beneficios del poleo

El poleo es una planta. Su aceite y hojas se usan con fines medicinales. A lo largo de la historia, tanto el poleo Americano como el poleo Europeo se han utilizado indistintamente como una fuente de aceite de poleo.

A pesar de serias preocupaciones sobre su seguridad, el poleo se utiliza para los resfriados, la neumonía y otros problemas respiratorios. También se utiliza para los dolores de estómago, los gases, los trastornos intestinales y los problemas del hígado y de la vesícula biliar.

Las mujeres lo utilizan para iniciar o regular sus períodos menstruales, o para causar un aborto.

El poleo también se usa para controlar los espasmos musculares, para inducir la sudoración y aumentar la producción de orina.

Algunas personas lo utilizan como estimulante y para contrarrestar la debilidad.

El poleo se aplica a la piel para eliminar los gérmenes, mantener alejados a los insectos y para tratar enfermedades de la piel. También se usa tópicamente para la gota, para las mordeduras venenosas y para las llagas en la boca; y como un baño para matar las pulgas.

En los alimentos, el poleo se utiliza como agente saborizante.

En la industria manufacturera, el aceite de poleo se utiliza como una fragancia para los detergentes, perfumes y jabones.

Uno de los beneficios más extendidos de esta planta consiste en las propiedades de su infusión para adelgazar, ya que:

  • elimina el exceso de gases, ayudando de esta forma a deshinchar el abdomen.

  • favorece la digestión, mejorando el metabolismo tanto gástrico como hepático.

  • depura el organismo de sustancias tóxicas perjudiciales para la salud.

  • ayuda a eliminar parásitos que pudieses tener.

  • permite eliminar el exceso de líquido presente cuando se padece de retención de líquidos.

En uso interno tenemos:

  • para la eliminación de gases en el intestino en dolores de estómago, tanto producidos por malas digestiones como por un exceso de ventosidades.

  • para ayudar a favorecer la digestión producida por un hígado poco trabajador (aunque sin sobrepasar la dosificación recomendada y sin abusar).

  • tratamiento de la gripe y del resfriado.

  • tratamiento de la bronquitis.

  • mejora la circulación sanguínea y previene o mejora los síntomas del mal de

  • ontaña (mal de altura).

  • favorece la expulsión de la sangre en las menstruaciones difíciles, por lo que

  • uede utilizarse en casos de amenorrea o de dismenorrea.

  • tratamiento de los dolores en las articulaciones producidas por enfermedades de

  • arácter reumático, como la artritis reumatoide.

Mientras que en uso externo tenemos:

  • desinfección y cicatrización de heridas.

  • calma el prurito (picor) en la piel.

  • alivia el picor y reduce la hinchazón producida por las picaduras de insectos.

  • tratamiento de eccemas en la piel.

  • tratamiento de las infecciones de la vulva y de la vagina, eliminando los microorganismos que causan la infección y aliviando la escozor o el picor vaginal.

  • tratamiento externo de las almorranas. Su aplicación tópica puede ayudar a disminuir la inflamación y evitar el picor.

La menta poleo es un repelente natural de los piojos, pulgas, moscas y mosquitos, así como un repelente natural de pulgas, moscas, mosquitos y garrapatas en perros y gatos.

La infusión de menta poleo resulta particularmente interesante para aliviar, tratar y solucionar diferentes molestias estomacales, como es el caso de los molestos cólicos abdominales provocados por gases.

Es muy útil para aliviar los síntomas de la ansiedad, ayudando a relajar la mente y el organismo en general.

Sus hojas sustituyen a las de la menta, en pequeñas cantidades, pero posee más aplicaciones medicinales y domésticas.

En la cocina se usa para condimentar sopas, rellenos y platos de verduras.

De igual forma, se trata de un expectorante que ayuda a disolver las mucosidades de los bronquios y facilita su expulsión. Por lo que es aconsejable su uso en el caso de bronquitis.

Sus propiedades anticoagulantes hacen que el poleo sea útil para combatir el mal de altura, debido a su capacidad para mejorar la circulación sanguínea. Precisamente, este hecho hace que se utilice también en casos de menstruaciones difíciles.

Posee propiedades calmantes y ha dado resultados satisfactorios en el tratamiento de dolores de articulaciones producidos por enfermedades de carácter reumático, como la artritis reumatoide.

Efectos secundarios

Usada internamente, en forma de infusiones u otros preparados, la menta poleo puede ser causante de diarreas, vértigos, confusión mental, dolor de garganta, dificultad en la deglución, debilidad muscular, dolor de cabeza, zumbido en los oídos, convulsiones, sed, sudor excesivo, pulso débil y paralización de los músculos de la respiración, muerte por coma.

Usada externamente en forma de decocciones o aceite esencial, la intoxicación que puede causar la menta poleo afecta a la piel en forma de dermatitis, picor, desasosiego, malestar general, picor en los ojos, etc.

Contraindicaciones

La planta seca o tierna puede ser tóxica en su uso medicinal cuando se superan las dosis permitidas.

El uso habitual de esta hierba puede producir hipoglucemia, por lo que se recomienda no mezclar con otros productos que posean los mismos efectos. También puede disminuir los niveles de hierro en la sangre, ya que inhibe su absorción.

Su uso, combinado con otros medicamentos o plantas, puede potenciar sus efectos, por lo que se recomienda no tomar, salvo consulta con el médico, en caso de estar medicándose contra alguna dolencia.

No se recomienda su uso durante el embarazo.