La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

El yogur

El yogur es un alimento esencial, con 100 millones de bacterias vivas dispuestas a ayudarnos.

Según la Organización Mundial de la Salud el yogur es: "una leche coagulada que se obtiene por la fermentación láctica ácida, debida al lactobacillus bulgaricus y el spreptococcus thermophillus, que contiene un mínimo de 100 millones de microorganismos vivos por gramo de yogur".

No son yogur ni el bifidus activo ni el L casei immunitass, aunque también aumenten la capacidad del sistema defensivo o la resistencia contra la acidez.

De sabor y textura inconfundibles, el yogur es uno de los alimentos más  nutritivos y deliciosos que existen. Sus propiedades, beneficiosas para nuestro  organismo, lo han convertido en un  producto lácteo fundamental  en nuestra alimentación.

Plinio el viejo, lo llamó alimento divino y milagroso. En su interior hay más de 100 millones de bacterias vivas dispuestas a ayudarnos contra las infecciones. Ayuda a estabilizar la flora del intestino y el conjunto de micoorganismos que pueblan el sistema digestivo.

El origen del yogur

El origen del yogur se sitúa en Turquía aunque también hay quien lo ubica en los Balcanes, Bulgaria o Asia Central. Se cree que su consumo es anterior al comienzo de la agricultura.

Los pueblos nómadas transportaban la leche fresca que obtenían de los animales en sacos generalmente de piel de cabra. El calor y el contacto de la leche con la piel de cabra propiciaba la multiplicación de las bacterias ácidas fermentaban la leche. La leche se convertía en una masa semi sólida y coagulada.

Una vez consumido el fermento lácteo contenido en aquellas bolsas, éstas se volvían a llenar de leche fresca que se transformaba nuevamente en leche fermentada gracias a los residuos precedentes. El yogur se convirtió en el alimento básico de los pueblos nómadas por su facilidad de transporte y conservación.

El Nobel Metchnikoff demuestra en 1908 que el yogur impide el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino, fue el primer científico en intuir los efectos del yogur en la flora intestinal, unido a una dieta rica en hortalizas y verduras, demostrando científicamente lo que Galeno ya había intuido.

Demostró que el yogur contenía bacterias capaces de convertir el azúcar de la leche -lactosa- en ácido láctico y que este ácido hacía imposible el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino derivadas de la descomposición de los alimentos. También descubrió la enorme cantidad de vitaminas del grupo B que contiene el yogur.

Al ayudar a estabilizar la flora del intestino y el conjunto de micoorganismos que pueblan el sistema digestivo, el yogur favorece la absorción de las grasas, combate las diarreas y el estreñimiemto, facilita la asimilación de nutrientes, disminuye el colesterol y reduce los efectos negativos de los antibióticos.

El yogur es uno de los pocos alimentos que pueden incluirse en cualquier régimen. Está indicado para todas las edades y especialmente para los niños que no toleran la leche. El yogur, que posee 61 kcal por 100 gr, no hace milagros, pero regula la absorción de grasas de los demás ingredientes. Se trata de sustituir por yogur otros alimentos ricos en calorías.

El valor nutricional del yogur

El yogur, a diferencia de otros lácteos, posee menor cantidad de lactosa gracias al proceso de fermentación. Por lo que mejora la digestibilidad de la lactosa en personas con mala absorción de la misma.

Además cabe destacar el aporte nutricional del yogur, dado su contenido en proteínas de alta calidad y mejor digestibilidad y su aporte en calcio de alta biodisponibilidad (el calcio de los lácteos es el que mejor aprovecha nuestro organismo).

El yogur desnatado es una deliciosa manera de tomar yogur pero con un 0% de materia grasa por lo que su aporte energético (calorías) también es menor respecto a un yogur entero sin variar el resto de propiedades nutritivas y beneficiosas del yogur.

El yogur es un alimento apropiado para todas las edades por su valor nutricional. Entre sus principales virtudes destaca su efecto beneficioso sobre nuestra flora intestinal. La buena salud está muy relacionada con las buenas digestiones. También resulta particularmente beneficioso tras la toma de antibióticos.

Rico en calcio y vitaminas del grupo B

El yogur es un alimento que une a las cualidades nutritivas de la leche, las del queso. Con la ventaja que sus proteínas son más fáciles de digerir que las de la leche.

Además frente a ambos alimentos es más abundante en vitaminas del grupo B, producidas por las bacterias añadidas, que por otra parte, resultan muy útiles al impedir el desarrollo en nuestro intestino de las bacterias de la putrefacción y ejercer así una eficaz función desintoxicante.

Contenido nutricional del yogur de leche pasteurizada (3,5 % de grasa)

Aporte alimenticio por 200 gr
Valor energetico (Kcal)122
Proteínas3,3%
Grasas Totales 3,5%
Carbohidratos 4%

Minerales (mg)Aporte alimenticio por 200 grCantidad diaria recomendada: HombreCantidad diaria recomendada: Mujer
Calcio415800800
Hierro0,181018
Magnesio40350300
Fósforo326800800
Zinc21515

Vitaminas (mg)Aporte alimenticio por 200 grCantidad diaria recomendada: HombreCantidad diaria recomendada: Mujer
Vitamina C1,84545
Vit B1- Tiamina0,101,41,2
Vit B2- Riboflavina0,361,61,2
Vit B12 (ug)12,83030

Un estudio de la Universidad de Navarra publicado en la revista Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases,  ha investigado la relación que podría tener la ingesta de yogures con la obesidad. Los resultados arrojan que un mayor consumo de estos lácteos reduciría el riesgo de padecer sobrepeso, que según la Organización Mundial de la Salud es ya el quinto factor de riesgo de mortalidad en el mundo.

Entre los beneficios  más importantes del yogur, encontramos:

Ayuda contra las infecciones y las enfermedades digestivas.

Contribuye en la optimización y mejora del sistema inmunológico, activando las defensas naturales del organismo.

Protege el estómago cuando se toman ciertos medicamentos, y ayuda en la minimización de los efectos negativos de los antibióticos.

Disminuye los efectos de la gastroenteritis.

El consumo regular de yogur mejora la tolerancia a la lactosa, mejorando los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Actúa sobre la flora intestinal, mejorando su funcionamiento.

Es muy bueno contra la osteoporosis, ya que, según recientes estudios, la ingesta diaria de un yogur puede ayudar a prevenir su aparición.

El yogur es una abundante fuente natural de calcio, puede llegar a cubrir el 70% del requerimiento diario de calcio por lo que es ideal para prevenir y mejorar la osteoporosis. Se fortalece el sistema óseo.

El yogur es un excelente desinfectante y refrescante para la piel, además es exfoliante, nutritivo e hidratante. Es por ello que tanto nuestra piel como nuestro cabello se ven beneficiados al utilizarlo. Lo importante es el yogur a utilizar, preferentemente para este tipo de productos se utiliza yogur natural casero, pero si no tienes o no sabes cómo hacerlo puedes utilizar yogur natural sin azúcar.

El yogur es ideal para el desayuno, porque ayuda a preparar el intestino para recibir los alimentos del resto del día. Pero también es válido como merienda, entre comidas o como postre.

Si lo utiliza como guarnición es ideal para acompañar unas patatas o manzanas asadas. Liga bien con salsas como la de champiñones y con sopas y en las ensaladas se utiliza como sustitutivo del aceite.

Recetas con yogur