La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

El zapato

El calzado forma parte importante de nuestra vida. Los zapatos no solo sirven para proteger los pies sino que son parte de nuestro estilo, pero pocas veces nos detenemos a pensar en su historia y en sus curiosidades.

El zapato es un accesorio de la vestimenta hecho con la intención de proveer protección y comodidad al pie mientras realiza actividades varias de la vida cotidiana.

Los zapatos, como el resto de las prendas, también se diseñan atendiendo a fines estéticos. El diseño de los zapatos ha variado enormemente a través del tiempo y de cultura en cultura, con su apariencia originalmente ligada a sus funciones. Adicionalmente la moda ha dictado frecuentemente muchos elementos de diseño, como la altura de los tacones.

El calzado contemporáneo varía ampliamente en estilo, complejidad y costo. Una sandalia básica puede consistir en una suela delgada y un amarre simple. Los zapatos de moda pueden estar hechos de materiales muy caros en construcciones complejas. Otros zapatos son para propósitos muy específicos, tales como los diseñados para escalada de montañas o esquiar.

Los zapatos en el tiempo

La historia de los zapatos tiene miles de años, proteger los pies fue una necesidad para el hombre del paleolítico, esa es la data más vieja que se tiene sobre ese tema.

Los primeros zapatos eran a menudo simples "bolsas de pie" de cuero para proteger a los pies de las piedras, los escombros y el frío.

Aunque el calzado más antiguo que han hallado los investigadores es de entre los años 7.000 u 8.000 antes de Cristo, eran sandalias, estas fueron encontradas en Oregon, Estados Unidos.

Los primeros registros de uso de zapatos reflejan las Sandalias tejidas con papiro, utilizadas hace 2000 años antes de cristo. Las sandalias, el calzado más usado en la Antigüedad en climas cálidos, ofrecían toda una variedad de formatos para la población.

Los griegos también utilizaban sandalias, las llamaban "Krepis" se fabricaban en diversos colores y con adornos variados, incluso oro.

Los romanos las llamaban "Crépidas" tenían la suela más gruesa y costados de cuero, y se ataban por encima del empeine.

Los soldados griegos y romanos utilizaban sandalias con suelas claveteadas, y sólo se equipaban con botas gruesas para largas travesías a pie.

El primer zapato propiamente dicho que se conoce es un modelo de cuero en forma de mocasín. Se sujetaba al pie con unos cordones de cuero sin curtir y gozó de especial predilección en Babilonia hacia 1.600 años a.C. A partir del año 600 a.C., las mujeres griegas de la clase alta adoptaron un calzado de cuero similar, ajustado al pie, y los colores de moda eran el blanco y el rojo.

Los romanos fueron los primeros en establecer, alrededor del año 200 a.C., gremios de zapateros, y estos profesionales fueron también los primeros en diferenciar el calzado para el pie izquierdo y para el derecho.

Por otro lado, el primer zapato hecho de cuero de vaca fue encontrado en Armenia, calculan que es de 5.500 años antes de Cristo, era una sola pieza de cuero amarrada con una cinta del mismo material.

Durante la Edad Media, cuando el hacinamiento y las pésimas condiciones sanitarias hacían de las deposiciones humanas y animales un desagradable obstáculo en las calles, las botas con suela gruesa y tacón alto ofrecían unos centímetros de protección práctica, así como una altura adicional de innegable valor psicológico.

En esta misma época aparecieron los zuecos, tuvieron su origen en el norte de Europa como un calzado adicional, en parte o totalmente de madera, con una base gruesa para proteger los buenos zapatos de cuero del usuario contra el barro y la suciedad de las calles. En meses más cálidos, solían usarse en vez de los zapatos ajustados de cuero.

En Europa el zapato se convirtió de símbolo de estatus social de nobles y ricos pero llegó a tener proporciones ridículas lo que obligó a su simplificación y creación de nuevos estilos hasta llegar al zapato moderno macizo y cosido.

En los siglos noveno y décimo los grandes príncipes de Europa usaban zapatos hechos de madera, era un material común en ese momento.

Los zapatos fueron evolucionando poco a poco, pero no fue sino hasta 1324 que se comenzaron a diferenciar por tallas, esto como mandato del rey Eduardo II; mientras que en el siglo XVIII se generalizó el uso de distinto calzado entre hombres y mujeres.

A mediados del siglo XIV, hizo su aparición un nuevo estilo: los zapatos con puntas extremadamente largas y afiladas. Este calzado, los llamados “crakows” eran absurdamente largos y puntiagudos, por lo que la gente tropezaba constantemente con ellos.

Sobre los zapatos de tacón se cree que fueron creados por primera vez para Catalina de Medici, en Italia, en el siglo XVI, ella uso tacones creados en Florencia para su boda con el Duque de Orleans, a partir de ese momento se convirtió en una norma usarlos para todas las mujeres de la corte del duque. Otra teoría indica que se comenzaron a desarrollar en 1580.

Los tacones o zapatos de tacón alto no aparecieron de la noche a la mañana. Crecieron, centímetro a centímetro, a lo largo de las décadas, y la tendencia más extrema se inició en la Francia del siglo XVI. Y aunque el término “tacones altos” se convertiría más tarde en rubrica para el calzado femenino, tales zapatos los llevaron primero los hombres.

En el siglo XVII, el llamado “oxford”, un zapato bajo de piel de becerro, atado sobre el empeine a través de tres o más ojales, fue la creación de los zapateros de aquella ciudad universitaria inglesa.

Las botas también destacan entre los tipos de zapatos, fue creado el primer modelo para mujer en 1840 especialmente para la reina Victoria.

Desde el siglo XVII, la mayoría de los zapatos de cuero se han caracterizado por un cosido único.

Los ricos recurrían al calzado importado de Inglaterra. La selección, precio y comodidad del calzado mejoraron a mediados del siglo XVIII cuando se inauguró la primera fábrica americana de este ramo en Massachusetts. Estos zapatos fabricados en serie todavía se cortaban y cosían a mano, operaciones que realizaban en casa mujeres y chiquillos, después se completaba el montaje en la fábrica.

En el siglo XVIII, las damas de la corte francesa usaban zapatos de brocado con tacón alto cuya elevación podía llegar a los ocho centímetros, y en otros países las mujeres, adoptando la moda llegada de París, se pasaron al llamado “tacón francés”. Con el tiempo, se impuso una polarización en los tacones, pues mientras los de las mujeres se hacían cada vez más altos y estrechos, los de los hombres se reducían (aunque no en las botas de montar).

La mecanización completa de la confección de calzado, y con ella la auténtica producción en serie, tardó en llegar. En 1892, la Manfield Shoe Company de Northampton, en Inglaterra, puso en marcha las primeras máquinas capaces de producir zapatos de calidad en medidas estándar y en grandes cantidades.

Los avances en la industria del caucho, del plástico, de las telas sintéticas y de los adhesivos industriales han permitido a los fabricantes crear zapatos que se distinguen considerablemente de las técnicas tradicionales de elaboración.

Para el siglo XIX los zapateros británicos, aprovechando una victoria militar, popularizaron las “Wellington”, botas altas así llamadas en honor de Arthur W ellesley, el “Duque de hierro” de Wellington.

En los años veinte, “tacón alto o zapato alto” ya no indicaba la altura real de un tacón de zapato, sino que connotaba una atractiva moda femenina en el calzado.

A partir del siglo XX, los zapatos evolucionaron rápida y vertiginosamente. Los cambios estilísticos tanto en el hombre como en la mujer hicieron que las modas y los diseños se adaptasen a los diferentes momentos históricos y de pensamiento de ese siglo.

Las deportivas se inventaron en Estados Unidos de América en 1916. Se pusieron de moda rápido porque eran cómodas para correr, saltar o caminar, pero en un principio se usaron para tareas de campo.

Empezaron a aparecen diseñadores especializados en el diseño de calzado que mantienen con renombre sus marcas y firmas.

Actualmente los calzados están preparados para cada acondicionamiento físico del terreno. La sandalia es una especie de zapato que sirve para conseguir más aire fresco sobre el pie, la zapatilla permite más capacidad para el movimiento y la bota permite el paso sobre líquidos de manera impermeable.

El material de los zapatos radica mediante el género, pero también se han visto complicados métodos como los zapatos de madera y de metal.

Zapato en cifras

Se considera que las mujeres son fanáticas de los zapatos, muchos dicen que no pueden parar de comprarlos, así sean incómodos o ya tengan su armario lleno de pares de todos los modelos, los números respaldan esta idea: un promedio de 19 pares de zapatos tiene cada mujer, de los que normalmente usan menos de la mitad.

Se calcula que una mujer comprará 469 pares de zapatos en su vida. En Europa estudios han determinado que una persona consume (compra) anualmente 5.5 zapatos.

Las mujeres muchas veces usan zapatos incómodos, solo pensando en el estilo o la combinación, por eso son cuatro veces más propensas a sufrir problemas en los pies que los hombres. Esta parte del cuerpo es muy delicada, tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, por eso es importante escoger el mejor calzado, que no afecte la salud de nuestros pies.

Últimamente han surgido los llamados zapatos de altura (o zapatos con alzas) para hombres, que tienen un realce interno que no se nota a simple vista y que permite crecer hasta 7 cm de estatura. Este sistema permite superar cierta desigualdad que existía con las mujeres a la hora de querer ser más alto y para corregir problemas de dismetría en el tren inferior.

Curiosidades

  • Actualmente existen más de cien tipos de zapatos, que varían de acuerdo a su forma, materiales y estilo.

  • Los hombres fueron los primeros en usar tacones.

  • X, los hombres que montaban caballos necesitaban tener en sus botas tacones con el fin de agarrarse de sus estribos.

  • Los zapatos de plataforma fueron usados por los actores griegos para indicar su estátus. Cuando los antiguos griegos organizaban obras de teatro, los trajes eran cruciales para identificar a los caracteres. Los actores principales usaban zapatos de plataforma elevada, como símbolo de su superioridad sobre los actores cómicos, quienes usaban sandalias lisas.

  • Audrey Hepburn podría ser quien puso a los mocasines de moda. Hepburn fue capaz de hacer que los mocasines se vean tan bien en las mujeres como en los hombres.

  • Las “Havaianas” están inspiradas en las sandalias japonesas. Tales sandalias estaban confeccionadas con granos de arroz compacto en las suelas. Ahora las Havaianas se han convertido en un elemento clásico de la moda juvenil durante los meses de verano. El diseño sencillo pero fantástico de las Havaianas las ha hecho famosas ya en todo el mundo.

  • Otro dato curioso sobre las botas es que las que usó Neil Armstrong para caminar por la luna en 1969 siguen flotando en el espacio.

  • Las zapatillas réplicas de las usadas por Dorothy en el Mago de Oz que se subastaron por 3 millones de dólares (2 millones 400 mil euros aproximadamente).

  • Otros zapatos que también se calcula su precio en 3 millones de dólares pertenecen a la actriz Rita Hayworth y fueron creados por Stuart Weitzman.

  • Matthew McGrory. El actor más alto del mundo, conocido por la película El Gran Pez, tiene el récord de los pies más grandes, calzaba zapatos número del número 62 (28 1/2 US).

  • Pasos por día. Una persona de media camina unos 10.000 pasos por día. Eso equivale a unas 150.000 millas a lo largo de su vida, suficiente como para dar la vuelta al mundo 4 veces.

  • La mujer camina más. Una mujer de media camina 5 kilometros más por día que el hombre.

  • Presión al correr. La presión sobre los pies cuando corremos puede ser de hasta 4 veces el peso de nuestro cuerpo.

  • Ir de compras. El momento del día más apropiado para ir a comprar zapatos es durante la tarde, porque los pies están hinchados.

  • 27 pares de zapatos. 27 pares de promedio de zapatos son los que posee una mujer estadounidense. La mujer típica estadounidense gasta 200 euros en zapatos al año.

  • Compras por internet. A diferencia de la ropa, que es el artículo que más a menudo es adquirido en Internet por las mujeres, las compras de zapatos solo se adquieren a través de internet un 14%, aunque este porcentaje está subiendo.

  • Ceremonia de zapatos. En la época antigua, un hombre demostraba su autoridad ante su novia y su padre con una ceremonia de zapatos… así es, ¡de zapatos! Cuando el marido le daba un zapato a su esposa, le mostraba al mundo que ella ahora le pertenecía, justo como cualquier objeto.

  • Número en los zapatos. El número en los zapatos aparece con la Revolución Industrial.

  • Colgar zapatos en cables telefónicos. Hay varias teorías para el shoefitti (colgar zapatos en cables telefónicos): un punto de droga, un lugar de alta criminalidad, indicadores de pandillas, un trofeo cuando se caza a un delincuente, testimonio de una graduación o un nuevo trabajo, para celebrar una ocasión especial, indicar una muerte o simplemente para bromear.

  • Talla 38 para mujeres. La talla 38 de zapatos es la más común entre las mujeres. A partir de ella se considera que una mujer tiene los pies grandes.

  • Maria Antonieta. ¿Sabías que Maria Antonieta tenía más de 500 pares de zapatos?