La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

Gonzalo Giner nació en 1965 en Madrid donde estudió Veterinaria y traductor médico autónomo.

Debutó en el mundo literario en 2004 con el libro  La cuarta alianza pero fue la novela  El sanador de caballos su proyecto más personal, la que alcanzó cotas de crítica y público más elevadas. Desde entonces su autor se ha convertido en un referente dentro de la literatura popular.

Durante años se ha dedicado a la ganadería industrial, siempre como asesor de nutrición y producción.

La empresa Purina se puso en contacto con él y le ofreció trabajo como una especie de nutricionista vacuno y desde entonces Gonzalo Giner se ha dedicado a seleccionar el mejor alimento para las vacas, al mejor precio posible para el ganadero.

Su trabajo le ha llevado a residir un tiempo en Barcelona y a viajar con frecuencia por España y por medio mundo antes de volver a instalarse en su ciudad natal. Las innumerables horas pasadas en aviones y hoteles le han proporcionado tiempo suficiente para cultivar una de sus aficiones, la lectura y el estudio de la historia.

Tiene clientes en Madrid pero también en Segovia y en Salamanca. El resto del tiempo, está en contacto directo con fábricas de pienso y laboratorios a los que manda las muestras que coge periódicamente para comprobar que la alimentación es siempre la ideal.

Es licenciado en Veterinaria en la ciudad de Madrid ha vivido ejerciendo su profesión en distintas partes de España: Asturias, Pamplona, País Vasco y, por último, Madrid. En la actualidad, aparte de dedicar muchas horas a sus novelas, tiene un negocio privado una consultora.

Está casado y tiene un hijo y una hija.

Gonzalo Giner es un referente importante de la novela histórica en España, por su saber hacer, por su forma de documentarse, pero sobre todo por la forma que tiene de transportar al lector a la Edad Media y de hacerle entender empatizar.

Al final, todas esas horas han acabado por cristalizar en cinco novelas lo que lo convierte en un autor plenamente establecido. La primera, titulada La cuarta alianza ya se ha traducido a varios idiomas y se ha vendido en más de diez países. De momento compagina su trabajo profesional como asesor independiente de producción ganadera con el oficio de escritor.

El éxito le llega en 2008 con el libro  El sanador de caballos con el alcanzó tanto buenas críticas como una notable aceptación por parte de los lectores.

Giner ha volcado en sus libros la pasión que siente por los animales, adentrándose en distintos momentos de la historia, como por ejemplo en  El jinete del silencio (2011), ambientada en el Renacimiento, es un bello homenaje al caballo y a nuestro pasado o en  Pacto de lealtad (2014), donde se adentra en la Guerra Civil Española y el auge del nazismo con una inolvidable historia de amistad entre una mujer y su perro.

Sus obras

La cuarta alianza, 2005

El secreto de la logia, 2006

El sanador de caballos,

Serie Ganador de caballos 01. 2008

El jinete del silencio

Serie Sanador de caballos 02. 2011

Pacto de lealtad, 2014

Sus palabras

Aspectos personales

“Salté de lector a escritor, dedicándole tiempo y pasión a la escritura hace unos ocho años para liberar la ansiedad que tenía por entonces debido a la coincidencia de un doloroso trance empresarial.”

“Escribir es un ejercicio tan saludable que se lo recomiendo a todo el mundo. Yo lo hice casi por salud mental, pero en el momento en que te lanzas a llenar un folio en blanco o la página limpia de Word, entonces te sientes crecer y rozas placeres muy especiales."

“Mi trabajo diario me convierte en un ser privilegiado, dado que el suelo de mi despacho está hecho de campo el techo son las nubes y el aire que respiro huele a naturaleza. Dedico al coche muchas horas, y eso significa tiempo que puedo emplear para imaginar argumentos, decidir escenas y sobre todo pensar. He de reconocer que un gran porcentaje de lo que luego escribo nace en esos viajes, en carretera.”

“No tengo antecedentes literarios pero sí muchas horas de lectura. Suelo decir que si he sido capaz de escribir, todo el mundo lo puede hacer, porque no tengo ni más genes ni poseo nada especial que me capacite más que otros…”

“Soy bastante inconsciente. Pienso que esa actitud es necesaria para hacer algo que luego llega a mucha gente. No hay sueño que no se cumpla si lo persigues con convicción y pones todo tu esfuerzo en ello."

Mi perro se llama Sam, desde hace seis años ha sido la mejor fuente de inspiración que he tenido. Sam me acompaña todas las tardes en un largo paseo, sabe cómo estoy cada día, no me juzga jamás y además me recibe con una alegría inmensa, y todos los días… ¿Qué más se le puede pedir a un compañero de vida? Todo aquel que tenga una mascota me entenderá. Y disfrutará al leer esta novela, Pacto de lealtad porque recoge esas sensaciones que disfrutamos cada día con ellas.”

Admiro a Perez Reverte a Julia Navarro o a Zafón Admiro a muchos otros, me gusta su estilo y el tipo de historias que cuentan en sus novelas. Y te recomiendo dos: El despertar de la señorita Prim… que acabo de terminar.. y me ha encantado. Y también, “Veinticuatro horas en la vida de una mujer” una joya escrita por Stephan Zweig.”

El lector se hace sin duda. Y su familia tiene mucho que ver en ello. Si he leído mucho en mi vida se debe a que en mi casa vi siempre a mis padres con un libro en las manos. Ellos me enseñaron a disfrutar con los libros y dirigieron mis lecturas, pero nunca había escrito nada hasta que me lancé con mi primer libro: La cuarta alianza. Lo hice como terapia pues estaba atravesando un momento de máxima tensión profesional, y ya veis… No tuve ayuda alguna porque no conocía a nadie en el mundo editorial, fue un milagro. Y en ese sentido, que nadie se desanime, se puede conseguir todo lo que uno se proponga.”

“Mi caso es raro porque yo sigo trabajando como veterinario. Cuando escribo me levanto a las 4 de la madrugada y dedico a la novela 3 horas. Me voy a mi trabajo en coche, y al estar lejos las granjas le dedico al viaje dos horas al día como poco. Llego a casa hacia las 7 de la tarde, saco a pasear a mi perro una hora y después o escribo más o vivo un poco en familia. Y como me levanto tan temprano, a las 10 estoy dormido…” 

Mis novelas si han tenido éxito se debe al boca oreja. Han sido los lectores los que las han recomendado. En ellas pongo toda la pasión que soy capaz de sacar de mi interior, están llenas de acción y cuento con los animales como protagonistas porque creo que en su silencio dicen muchas más cosas que los humanos."

“Como veterinario cada día tengo el privilegio de acercarme al fascinante y sorprendente mundo animal del que aprendo constantemente y nunca deja de maravillarme. Me he animado a contar mis experiencias con los animales en mis novelas porque en la literatura contemporánea se les ha dado poco peso a pesar de haber acompañado al hombre desde la prehistoria.”

“Cuando escribo pongo toda la pasión en ello. Vivo con gran intensidad las tramas que construyo y me emociono con mis personajes. Quizá sea eso lo que encuentran los lectores; mucha emoción, una forma de escribir sencilla, personajes muy intensos y complicidad."

“Un perro te sale a recibir siempre como si fuera la primera vez."

Aspectos profesionales

Mi última novela ha requerido mucho tiempo de documentación. Esa infinidad de horas, a veces perdidas, sumergiéndote en tratados, ensayos o biografías, pueden, sin embargo, facilitarte tramas secundarias a tu esquema argumental; otras veces centran a un personaje que tenías sin enriquecer, o simplemente te sirven para entender y trasladar al lector el marco histórico por donde se desenvuelve el relato. Una vez decidido el esquema básico personajes escenarios y trama viene el momento de plasmarlo en letras párrafos y páginas. En mi caso, he conseguido sacar una media de tres páginas por día. Eso no quiere decir que sea suficiente ese tiempo; luego vienen las interminables correcciones finales.”

“Para ponerme a escribir sobre algo, ha de enamorarme la idea antes.”

“Me gustaría que  Pacto de lealtad pudiese atraer a otro público, y no solo al de novela histórica, ya que se trata de un relato más contemporáneo. Y si tuviese que catalogarla, diría que es una novela de aventuras emoción y mucha acción."

“Empecé a escribir casi como terapia en un momento de elevada tensión laboral. Mi entrada en este mundo fue casual por eso me siento un gran afortunado. Disfruto tanto escribiendo, pongo tanta pasión en ello que ahora no podría entender la vida sin mis momentos de escritura. Pero todavía me hace más ilusión saber que hay mucha gente que al meterse en mis historias disfrutan sienten algo especial o sencillamente pasan unos momentos agradables. Es un enorme pago al pequeño esfuerzo que hago…”

Escribir es un ejercicio tan saludable que se lo recomiendo a todo el mundo. Yo lo hice casi por salud mental, pero en el momento en que te lanzas a llenar un folio en blanco o la página limpia de Word, entonces te sientes crecer y rozas placeres muy especiales.”

Tuve una oferta para llevar a una serie de televisión “El sanador de caballos”, pero pilló la crisis económica y los productores entendieron que iba a ser una serie demasiado costosa. Lo entiendo, porque el entorno medieval en que se mueve es complejo y trasladarlo en imágenes es caro. Veremos qué pasa con este nuevo título. Sé que lo están estudiando…”

Todas mis novelas tienen algo especial para mí. “La cuarta alianza”, la primera, supuso una gran sorpresa. “El secreto de la logia” fue una cura de humildad porque no funcionó nada bien. Pero entre todas, “ El sanador de caballos fue sin duda la novela que más emociones me ha dado treinta ediciones son una barbaridad. Tanta gente diciéndote cosas estupendas sobre ella, a veces te llega a sobrepasar. Además, esa novela significó una forma de reconocimiento a mi profesión veterinaria, y un increíble reconocimiento posterior de mis colegas. Una maravillosa locura. “ El jinete del silencio , fue la novela más emotiva que he escrito y me llenó como ninguna otra. ¿Qué pasará con Pacto de lealtad? Ni idea… Ahora está en manos de los lectores…”

Tengo unas cuantas ideas que duermen en el trastero de mi cabeza. Alguna no verá nunca la luz, y otras alimentarán nuevos títulos. En el caso de la que ahora se lanza, surgió poco después de terminar la promoción de la anterior. Para ponerme a escribir sobre algo, ha de enamorarme la idea antes. Y eso sucedió hace algo más de dos años, cuando pensé en el embrión de Pacto de lealtad.”

Pacto de lealtad tardé en escribirla dieciséis meses… sigo trabajando como veterinario y he de robarle horas a mi sueño para avanzar. A diferencia de las anteriores, esta me ha llevado muchísimo más tiempo para documentarla. La novela recoge el papel que los perros tuvieron en la Guerra Civil española y los años previos de la Segunda Guerra mundial y reconozco lo mucho que me ha costado encontrar datos. Además, el hecho de que la trama trascurra en un momento tan próximo al actual te condiciona a ser mucho más estricto. He tenido que empaparme de Guerra Civil para introducir mis personajes en medio de ella, a pesar de que representan esa “tercera España” que sufrió las consecuencias de la fratricida contienda…”

“La promoción de la novela es más fácil que escribirla. Me tomo la promoción como una maravillosa oportunidad de exponer en público lo que he realizado en privado. No me cuesta.”

“Empecé a barruntar lo de escribir mientras leía algunas novelas que me impactaron y sobre todo provocaron como una especie de ansiedad interior por emular esa capacidad de contar historias. Las novelas que ejercieron ese efecto fueron El ocho de Katherine Neville y El club Dumas de Pérez Reverte."

“Al compaginar mi trabajo como veterinario con la escritura, el tiempo de que dispongo es más bien escaso. Le dedico unas dos horas al día en jornada laboral y muchas más el fin de semana. Mi forma de escribir está seguramente influenciada por mi formación técnica. Antes de ponerme a escribir me hago muchos esquemas y suelo tener muy pensado todo lo que luego traslado al ordenador. Pero fuera de estos planteamientos tácticos, lo que hago es visualizar lo mejor posible el escenario y personajes que quiero poner en el texto y revivirlo en mi cabeza antes. Y además, poner mucha pasión en ello. Cuando lo consigo, creo que el texto que surge tiene un efecto mucho más seductor para el lector.”

Mis novelas se basan en dos pilares un recordatorio histórico que enmarca lo que quiero contar y la presencia de animales. Mi experiencia profesional me da la ventaja de saber y de vivir de un modo directo sus emociones y relaciones con el hombre. Creo que es ese aspecto el que puede aportar algo nuevo y fresco al lector que se anima a leerlas.”

“Me gustaría que las escogieran por haber recibido de otros una recomendación, o también que consideren que al leerlas van a disfrutar de un relato ameno, vivo, ágil y con personajes creíbles, cercanos, que les recuerden a personas que conocen. Además, me encantaría que descubrieran en las personalidades de algunos de ellos esos valores grandes" que poseen como ejemplo práctico para sus propias vidas.”

Nunca he presentado una novela a concurso. No está en mis planes, hoy por hoy.”

Me la publicó Plaza & Janés sin mediar agente literario contactos ni nada. Quizá ahora esté más difícil, pero en mi caso lo que hice fue mandarla a varias editoriales, y no desfallecer en el intento hasta que me la publicaron. Ahora estoy en una editorial de enorme prestigio, pero eso significa una mayor responsabilidad de cara a los nuevos títulos que se vayan lanzando. Hay que estar a su altura.”

Cada novela que he escrito no tiene menos de cuarenta o cincuenta libros de referencia detrás. Eso provoca problemas de espacio en mi casa, pero es la materia prima que me ayuda a construir.”

Diría al escritor novel no deje nunca de soñar. Que trabaje hasta la extenuación la calidad de su manuscrito. Que lo revise cuanta más gente con criterio pueda y que lo corrija todas las veces que sea necesario para que le quede perfecta. Si lo hace, las oportunidades están ahí. No se cierran las puertas a un producto de verdadera calidad.”

“Soy muy escrupuloso en recoger todos los datos y crónicas de una época para vivirlas en primera persona. Si soy capaz de manejarlas y meterme en ellas, luego puedo transformarlas en una historia. Me encanta la Historia y eso también ayuda.”

"Perfectamente se puede compaginar las dos profesiones porque no son compartimentos estanco, no lo pueden ser. Hay dos elementos que suelo meter en las novelas y que me influyen mucho de mi trabajo como veterinario: las descripciones de las relaciones entre animales y personas que vivo día a día. En “El sanador de caballos”, por ejemplo, describía cómo se siente una persona cuando ver parir a una yegua. Esas sensaciones las saco de mi propia experiencia. Y el segundo elemento es que los personajes principales de mis libros tienen una cosa en común la capacidad de superación el sacrificio personal y esa forma de ser lo saco de los ganaderos que conozco porque en el campo todo eso se vive día a día, la vida del campo no es fácil.”

“Además mi trabajo es muy planificado y me viene muy bien para el mundo del libro. Aquí ya no hay urgencias y puedo organizarme mi horario. Me costaría mucho dejar cualquiera de las dos cosas."

“Me gustan mucho las vacas y estudio siempre su comportamiento pero no se me ocurre un argumento con ellas. No tienen el glamour literario que necesita una novela -dice sonriendo- pero los caballos y los perros sí que tienen una cercanía al hombre, tienen una relación muy estrecha con las personas”.

El único perro que me ha mordido en mi vida fue el teckel de unos amigos al ir a recoger a una de mis hijas a su casa. Cuando entré en su parcela se vino hacia mí y me mordió un tobillo además de hacerme un siete en el pantalón que estrenaba ese día, por cierto. Me tuve que deshacer de él dándole una patada porque ya me estaba haciendo daño”.

“Al saber que hay tanta gente que te lee supone una gran responsabilidad, pero al final lo que yo intento hacer es vivir con toda intensidad lo que estoy escribiendo. Necesito que sea así para poder contagiar a los lectores. Escribo cosas que me apasionan y lo hago con pasión."

“Reconozco que soy un poco atípico dado que no estudié carreras de letras ni me he dedicado a ello hasta hace pocos años. He leído mucho en mi vida y supongo que es la materia prima más importante para ponerse a escribir. En mi caso, a los 38 años decidí escribir una novela con el único fin de disfrutar, no tenía idea de publicarla…”

“Para escribir le tengo que sacar horas al sueño. Escribo de 4 a 7 de la madrugada todos los días durante una media de 16 meses que es lo que me cuesta escribir una novela. Pero créeme que es un placer… No me cuesta nada…”

Con “El sanador de caballos" quise devolver el gran favor que la profesión veterinaria ha supuesto para mi vida. Se me ocurrió que la mejor manera era contar cómo aprendíamos este noble oficio en la Edad Media, en una época donde los caballos lo eran todo. Cuando la escribí, reconozco que experimenté mucha más emoción que con las demás; quizá por eso ha causado más impresión en los lectores.”

“Como mi vida profesional se centra en el campo, creo que los personajes que introduzco en mis novelas tienen mucho en común con los hombres y mujeres con los que hablo a diario. Los ganaderos son gente sacrificada, dura, personas que no tienen fácil sobrevivir y que saben lo que significa el esfuerzo y el valor del trabajo. Me enseñan.”

“Y como tengo muchas horas de coche, en ese espacio de intimidad trabajo los argumentos y me vienen las ideas. A veces las grabo en un pequeño dispositivo digital, o paro el coche para apuntarlas. En esos escenarios naturales la inspiración viene con mayor facilidad."

“Tardo unos tres años en escribir cada novela: en realidad algo menos, porque suelo dedicar entre 6 a 8 meses a la documentación y año y medio a escribirla. Me lleva mucho tiempo revisarlas, porque corrijo mucho. No me importa cometer fallos sintácticos cuando estoy escribiendo, porque antecedo avanzar a hacerlo perfecto. Corregir es una parte importante de mi trabajo como escritor… “

Reconozco que las primeras novelas de Arturo Pérez Reverte fueron las que me metieron las ganas de escribir. Las leía, y pensaba; ¡cómo me gustaría hacer algo parecido! También me influyó mucho Katherine Neville; El ocho y El círculo mágico me encantaron, y más todavía cuando supe que era una mujer de empresa que nunca había escrito antes. Me reconocí en ella. Y como autores a los que admiro muchísimo están Stephan Zweig, Eduardo Mendoza, Delibes…”

El formato digital tiene enormes posibilidades y sin duda, será el medio en el que leerán las futuras generaciones, además de las actuales. Tengo un Ipad y leo en él. No es el mejor medio, por sus características físicas, pero me gusta. Es cómodo y para buscar documentación me viene fenomenal porque en pdf se busca con rapidez detalles que a veces necesitas.”

Las editoriales han empezado a despedir a gente y yo como autor veo que más de la mitad de lo que podía recibir por la venta de mis libros hoy no me llega. Ya hay autores que piensan que si no se pone coto a este tema van a dejar de escribir; y yo probablemente sea uno de ellos. O escribiré para disfrutar de ello, pero no lo publicaré.” 

Aspectos sociales

España atesora una rica y variada historia que para muchos es desconocida y para otros poco valorada. Me apasiona echar un vistazo a nuestros ancestros y rebuscar entre sus vidas.”

Me apasionan las relaciones que se producen entre personas y animales sobre todo en sus diferentes niveles de comunicación. El perro ha sido la especie más próxima al hombre y entre todas la más leal. Cuando me los imaginaba en medio de una guerra como perros mensajeros sanitarios antiminas u otras muchas más funciones que tuvieron que desempeñar sentía una enorme ternura por ellos. Trabajo con animales, y esa ventana que se abre a diario delante de mis ojos me permite explicar un poco mejor cómo son, y quizá poder trasladarlo después en forma de personajes en mis novelas. Por eso escribo de animales… Son los olvidados de la Historia. Han sido otras víctimas más de las guerras…”

“Y otro deseo es que este país se convierta en lo que de verdad se merece por la calidad de su gente. Y que el trabajo vuelva que la gente se gane la vida con dignidad y se reduzcan los enormes dramas personales que hoy están presentes en tantos y tantos hogares.

“En Pacto de lealtad la protagonista es una mujer, Zoe, meterse en la piel de una mujer no ha sido tarea fácil.

"Pero he de reconocer que es un personaje que me ha terminado atrapando como autor. Zoe es una luchadora, la dueña de Campeón, y un ser valiente, en un tiempo en el que la mujer solo estaba destinada a convertirse en ama de casa y esposa."

"En tiempos de la Segunda República la mujer mejoró un poco su anterior estatus, pero nuestra protagonista no se le ocurre otra cosa que ser veterinaria; algo inaudito para aquella época.”

“En nuestra Guerra Civil, los perros amaestrados tuvieron menos importancia, pero sí lo fue en la Segunda Guerra Mundial en la que tuvieron muchísimas funciones. De hecho, los alemanes criaron y adiestraron a más de 200.000 perros para fines militares, los rusos 65. 000 y los americanos 45.000.”

Hitler consideraba que el pastor alemán era el mejor perro del mundo el más inteligente y el más parecido al lobo; un animal que no solo le fascinaba si no que quiso ver en él la encarnación de las cualidades que debía tener el perfecto soldado alemán. Los programas de adiestramiento y cruzamientos que realizaron perseguían conseguir ese perro perfecto.”

“Reconozco que la búsqueda de datos o ensayos sobre la presencia de los perros en la Guerra Civil llegó a ser desesperante. Hay muy poco escrito. Además, la cercanía de los hechos y lo mucho que se ha estudiado sobre la contienda civil me ha obligado a ser muy estricto en todos los hechos históricos que aparecen en la novela. Pero me he enamorado de esa parte histórica que sufrimos con el más profundo de mis respetos.”

“Como veterinario y como escritor tengo mucho respeto por un animal (el caballo) que lo ha dado todo por el hombre a lo largo de la historia. Gracias a ellos, hemos sido capaces de transportarnos a sitios a los que no nos hubiéramos movido nunca, mandar mensajes a través de montañas y recorridos impresionantes, además de que nos ha ayudado en el campo y en las guerras. Hasta hace relativamente poco, los caballos han estado muy presentes en nuestras vidas; por ejemplo, Inglaterra mandó al frente de la I Guerra Mundial 50.000 caballos, de los que solamente volvieron 1.500. Además, el caballo tiene algo que nos produce una especial atracción frente a otros animales: es magno, grande, con unas proporciones interesantes… Hay estudios que dicen que si mides determinadas distancias en este animal y haces una proporción responde al número áurico que es el que se repite en las catedrales.”

“Quería escribir la historia de un autista, o de un Asperger, en el Renacimiento, porque es un momento en el que se produce un cambio en los caballos y donde la sensibilidad era importante. Quería un personaje complejo capaz de identificar cosas sensibles que a otros les parece imposible. Ese es el juego de la novela. Cuando un artista crea, consigue que de una obra suya alguien sienta algo especial; es decir, produce emoción. Pero me preguntaba qué puede ocurrir cuando el creador es incapaz de controlar sus propias emociones y lo que tiene que crear no es una obra de arte, sino un caballo. En ese juego es en el que me apetecía entrar.”

“Hay varias opiniones, pero parece existir un consenso en que 30.000 o 35.000 años antes de Cristo se empiezan a producir los primeros encuentros de humanos-perros, cuando los perros o lobos de aquellos tiempos se acercaban a los campamentos humanos para alimentarse de los restos que éstos dejaban. El hombre, por su parte, empezó a descubrir que los perros podían avisarle de la llegada de animales más peligrosos.”

Tener un perro en primer lugar, te obliga a hacer ejercicio, puesto que hay que sacarlo todos los días. Además, el perro es un animal absolutamente generoso te ve tres veces al día y las tres te sale a recibir como si fuera la primera algo que no ocurre con los seres humanos. También -está demostrado- relaja cuando le acaricias y esa abnegación que tienen enriquece muchísimo. Por último, y no menos importante, no te juzgan nunca son leales hasta el final."

Fuentes