La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

Ficha de la película

Título original : Youth - La giovinezza

Año: 2015

Duración: 118 min.

País: Italia

Director y Guión: Paolo Sorrentino

Música: David Lang

Fotografía: Luca Bigazzi

Reparto: Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano, Jane Fonda, Tom Lipinski,Poppy Corby-Tuech, Madalina Ghenea, Emilia Jones, Mark Kozelek, Anabel Kutay,Rebecca Calder, Ian Keir Attard, Roly Serrano.

Productora: Coproducción Italia-Suiza-Francia-Reino Unido; Indigo Film / Medusa Film / C-Films / Bis Films / Pathé / Number 9 Films.

Género: Drama | Vejez. Amistad.

Sinopsis: Fred Ballinger (Michael Caine), un gran director de orquesta, pasa unas vacaciones en un hotel de los Alpes con su hija Lena y su amigo Mick, un director de cine al que le cuesta acabar su última película. Fred hace tiempo que ha retirado de su carrera musical, pero hay alguien que quiere que vuelva a trabajar; desde Londres llega un emisario de la reina Isabel, que debe convencerlo para dirigir un concierto en el Palacio de Buckingham, con motivo del cumpleaños del príncipe Felipe.

Premios 2015

Premios Oscar: Nominada a mejor canción

Premios César: Nominada a mejor película extranjera

Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes a concurso

Globos de Oro: Nominada a mejor actriz reparto (Fonda) y canción original

Premios David di Donatello: Mejor música y canción original. 14 nominaciones

Premios del Cine Europeo: Mejor película, director y actor (Michael Caine)

Satellite Awards: Nominada a Mejor actriz de reparto (Jane Fonda)

Critics Choice Awards: Nominada a mejor canción original

Tráiler español

Paolo Sorrentino, director italiano de "La Grande Belleza", vuelve con "La Juventud", donde se hace presente la nostalgia de la juventud. Representada por dos viejos amigos, un famoso ex director de orquesta y compositor, interpretado un grande Michael Caine, junto con un reconocido director de cine, sin éxito reciente, Harvey Keitel. Ambos son los ejes centrales de esta narración tan divertida, colorida, cruda y hermosa.

La habilidad de Sorrentino para crear personajes memorables y caricaturescos, es increíble. Consigue que cada escena esté llena de belleza, y que la película se muestre cuidada y bien sincronizada en todos los aspectos, dando forma a su ya característico estilo, que goza de influencias Malickianas, Fellinianas, entre otras.

“La juventud” optó a la Palma de oro en el pasado Festival de Cannes, primer lugar donde se estrenó.

Si en la laureada “La Gran Belleza” (‘La grande belleza’, 2013), el director italiano hablaba de la decadencia de una sociedad, del cansancio, a través de la figura de un escritor —encarnado por el habitual Toni Servillo—, en “La juventud” repite jugada yendo un paso más allá. Las artes elegidas esta vez son la música y el cine, apreciadas desde muy diferentes puntos de vista. Los maestros de ceremonias, Michael Caine y Harvey Keitel, ambos en perfecta armonía. El discurso, tan feroz y crudo como bello.

”La juventud” nos aplasta emocionalmente con una historia en la que la vejez y la juventud se miran de frente, futuro y pasado se dan la mano, cultura e ignorancia se abrazan. A Sorrentino le gustan los contrastes, y muchas de las imágenes de “La juventud” juegan a eso precisamente.

Maestro de los contrastes formales —imágenes de gente tomando un baño, Sorrentino coloca la cámara a ras del agua para que veamos dos “versiones” del mismo personaje, el de la superficie y el de debajo del agua— que sirven para narrar la historia de dos hombres en los últimos años de su vida, enfrentados a sus fantasmas pasados, profesionales y personales, mientras observan a los demás personajes que pueblan un balneario que parece hecho para reflexionar. Sobre la vida. Sobre el amor. Sobre la gloria artística. Sobre el olvido. Sobre el futuro y sobre el pasado.

Sorrentino utiliza la imagen a la perfección para mostrar cuan complejo puede llegar a ser el ser humano, además de establecer una conexión directa con el arte, la única verdadera herencia del hombre.

Además de las reflexiones efectuadas por Ballinger (Caine) con su música, o Boyle (Keitel), que quiere filmar su película testamento, Sorrentino se para lo suficiente en el personaje al que da vida Paul Dano, un actor famoso que está preparándose para su siguiente personaje. La preparación para el futuro, mientras en el balneario un viejo Maradona juega con una pelota de tenis.

Dano representa muy fielmente a ese tipo de famoso afectado por el hecho de ser recordado por un papel que personalmente no le aporta nada, al igual que Ballinger es recordado por una de sus Canciones Simples y no por otras portentosas obras que perecerán en el olvido popular.

Dos conversaciones, una con Miss América y otra con una niña muestran dos formas de ver el arte: sentirse feliz con lo superficial, con lo banal, y encontrar trascendencia en algo poco conocido. Lo primero sale de la considerada mujer más guapa del planeta, lo segundo de una niña. Y Sorrentino coloca la cámara a diferentes alturas, mostrando desprecio en una, admiración en la otra; verdad en ambas.

No lo hace entre los personajes centrales, con lo que coloca la cámara a la misma altura, igualándolos, en un discurso atractivo y coherente sobre el valor del arte en sí, visto por los propios artistas. Por un lado el músico que se niega a que una de sus populares canciones sea interpretada por otra cantante que no sea su esposa, gravemente enferma —la secuencia de revelación con ella es de las que no se olvidan—; por otro el cineasta preocupado por sus trabajos pasados y en el ocaso de su carrera se agarra al clavo ardiendo del film testamento buscando una especie de redención.

La juventud ansiada, recordada de forma nostálgica —punto que acerca Sorrentino a Fellini— ya sea recordando un amor perdido en el peor de los olvidos, una carrera con mejores momentos que el actual, o a través de la llama de la pasión —sirva como ejemplo la pareja madura que no se habla, pero terminan haciendo el amor como animales entre árboles, gritando como salvajes, añorando la grandeza del sexo—, mientas la vida pasa implacable. ¿Qué queda? El arte.

Una canción simple bellamente interpretada por una joven cantante, la mirada de Michael Caine, la mirada de Harvey Keitel —glorioso plano final—, Jane Fonda resistiéndose a su vejez.

”La juventud” es una película surrealista, detenida en el tiempo, en un tiempo circular que gira en torno a la vida y a la muerte, a la belleza y a la decrepitud. El balneario en el cual se sitúa esta ceremonial celebración del tránsito hacia la nada, hacia el olvido, es descreído y pesimista, Todo está allí no para sanar o reverdecer a unos cuerpos mustios cuyas mentes quieren ser jóvenes pero se ven incapaces de serlo ante un mundo cambiante a pesar de que ese encierro idílico y de lujo pretenda ser un refugio ajeno a la muerte.

Michael Caine y Harvey Keitel, sencillamente espléndidos ambos y conscientes del juego en el que Sorrentino les ha metido, juego en el que ellos aportan sus propias vivencias, parecen no sólo esos viejos narradores y protagonistas sino fantasmas condenados a ver y a verse. Condenados a ver lo que fue y lo que ya no será. Ironía, cinismo, mucho cariño y esa peculiar melancolía.

Su humor y su pesimismo se funden con sus bellas imágenes. Ahí donde lo sublime y lo vulgar se encuentran. Además, hace un magnífico uso de los actores secundarios. Simpáticos, anecdóticos y que todo lo llenan. La pareja silenciosa con estallidos de rabia y pasión; el Maradona, la masajista. Madalina Diana Ghenea, miss Universo. Dueña de su juventud y su belleza, que no es tonta y que no tiene por qué serlo…

En definitiva, una delicia de película para de forma divertida, reflexionar sobre la vida, la belleza y el arte.

Frases de la película

“Los amigos solo se cuentan las cosas buenas.”

“Cuando eres joven todo está cerca, parece más cercano, es el futuro. Cuando eres viejo todo te parece demasiado lejano, es el pasado.”

“Hemos sido mal entendidos toda... nuestra vida, porque nos hemos permitido ceder solo una vez a un poco de libertad.”

“La libertad es una tentación irresistible.”

“Ella va a donde sopla el viento. Que es lo que hacemos todos. Y es lo que harán todos ustedes para poder sobrevivir en esta jungla.”

“¡Hombres, artistas, animales, plantas! Solo somos extras. Todo lo que tenemos son emociones.”

“Tenías razón, la música... es todo lo que entiendo. ¿Y sabes por qué? Porque no necesitas de palabras... o de experiencia para entenderla.”

“Incluso los actores de California, cuando no estamos borrachos, o colocados, o saliendo con modelos anoréxicas, ocasionalmente leemos a Novalis.”

“Sí, es... es hermosa. La compuse cuando aún amaba.”

“Me he hecho viejo sin entender como he llegado aquí.”

“En el fondo la vida no me ha gustado nada.”

“Solo tenemos sentimientos.”

“El deseo es lo que nos mantiene vivos.”

“No somos más que figuración.”

“Los hijos no saben lo que han soportado los padres.”

”Podemos entender cualquier cosa a través del tacto.”

“Quién sabe por qué la gente tiene tanto miedo a tocarse. Tal vez es porque cree que está asociado al placer. Es una muy buena excusa para tocarse en vez de hablar. ¿No te gusta hablar? Nunca tengo nada que decir.”

Música: