La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

La vainilla

La vainilla es un género de orquídeas con 110 especies distribuidas mundialmente en las regiones tropicales.

La más conocida es la especie Vanilla planifolia que produce un fruto del que se obtiene un saborizante, la vainilla.

Es una especia del continente americano. Los conquistadores españoles de México, conocieron esta especia en las costas de Veracruz, le pusieron ese nombre porque su fruto se parece a la vaina de una espada pero diminuta, similar a las judías verdes o chauchas.

Estas “vainas” que contienen entre otras sustancias aromáticas la vainillina, que es la responsable principal del olor y el sabor de la vainilla.

La vainilla es la tercera especia más cara, por detrás del azafrán y el cardamomo, debido a lo laborioso y complejo de sus procesos de cultivo. Pese a estas dificultades, la vainilla es altamente valorada por su complejo aroma floral, puro, especiado y delicado que le otorga un bouquet único.

Son las únicas orquídeas cultivadas por razones que no sean meramente ornamentales.

Para obtener una especia realmente rica en aromas, el cultivo y la preparación de la vainilla necesitan largos y minuciosos cuidados.

Se presenta en forma de palos negros y brillantes, comúnmente llamados "vainas" de vainilla. Sin embargo, en botánica, se trata de cápsulas.

La vainilla es conocida en el mundo por su aroma particular, por dar un toque de sabor a las comidas y por sus propiedades medicinales.

Conocida por ser antidepresiva, antioxidante, anticancerígena, tranquilizante y reducir los síntomas de la gripe, la vainilla es una planta curativa utilizada alrededor del mundo.

Variedades principales de vainilla

Sólo tres variedades se cultivan para fines que no sean meramente ornamentales (vanilla planifolia, vanilla tahitensis y vanilla pompona).

Cada una de las variedades es capaz de aportar matices diferentes a nuestras recetas, pero, en sentido estricto, la existencia de tres variedades es producto del inmenso mercado que tiene esta especia y el interés por comerciar con ella.

La vainilla planifolia

La vainilla planifolia, se cultiva principalmente en Madagascar, Méjico e Indonesia.

  • La vainilla de Madagascar, más popularmente conocida como vainilla Bourbon de Madagascar, se caracteriza por su aroma rico y cremoso con unas notas moderadas de tabaco o regaliz. Lo más importante de estas vainas es que son largas, frescas y llenas de su maravilloso aroma. Estas vainas deben su frescura a un aspecto crucial en el proceso de curación, que se conoce como “matar la vaina”. En el caso de la vainilla Bourbon, este proceso se realiza con agua caliente (humedad) en lugar de dejarlas morir bajo el intenso sol del mediodía (sequedad) que es el método utilizado en Méjico e Indonesia. Esta vainilla es ideal para aromatizar chocolate, café, helados, galletas y la mayoría de platos dulces.

  • Las vainillas de Méjico e Indonesia son muy similares a las Bourbon aunque sus vainas, debido a que han sido “matadas al sol”, tienen un aspecto más añejo y con una fragancia especiada y con notas de madera. Su sabor robusto lo hace ideal para recetas más potentes de sabor.

La vainilla tahitensis

La vainilla tahitensis, pese a su denominación, hoy en día se cultiva principalmente en Papua Nueva Guinea. Lo especialmente destacado en esta variedad es el gran tamaño de sus vainas que contienen una enorme cantidad de semillas en su interior con un aroma afrutado, notas florales y fuertemente anisado. Este último factor, unido a una escasa producción, le ha penalizado en beneficio de la vainilla de Bourbon, salvo en el sector la alta repostería en donde es sumamente valorada.

La vainilla pompona

La vainilla pompona, también llamada vanillón crece en las Antillas. Sus vainas son pequeñas, pobres en rendimiento y de sabor almizclado. Estas características le alejan de los aromas de la vainilla tradicional y le han confinado en los dominios de la perfumería.

Grados de calidad

Fruto del enorme mercado de este producto se produce una selección y agrupación por grados o categorías que, evidentemente, va dirigida a marcar diferentes precios.

Independientemente de la variedad, las vainas de vainilla se separan en tres grados o categorías.

  • Las vainas de grado A (comercialmente llamadas vainas gourmet, gourmet premium, negras o TK) se caracterizan por un buen color (del marrón chocolate hasta el negro), un aspecto oleoso, notable flexibilidad y carencia total de desperfectos (rozaduras y rasguños). Estas vainas llegan a pesar de 3 a 5 gramos cada una y alcanzan una longitud de entre 14 y 20 cm. como máximo.

  • Las vainas de grado B y C (también llamadas vainas para extracto), son de inferior calidad pero son notablemente superiores a los aromas artificiales. Son considerablemente menos oleosas y atractivas. Las alteraciones en el tamaño, la coloración, el aspecto externo o el punto de maduración son los responsables de que una vaina acabe dentro de una de estas dos categorías.

  • El tamaño de las vainas por su parte, si bien no afecta en ningún momento a la calidad de las mismas, sí que influye en su precio porque las vainas de mayor tamaño contienen un mayor porcentaje de caviar (semillas) en su interior. En general se considera que por debajo de los 14 cm. de longitud las vainas no pueden incluirse en la clase A.

    Cifras de la producción

    Lugar 1964 1974 1984 1994 2004
    China000400900
    Comoras175160160131140
    Indonesia150 300 520 1770 2387
    Madagascar1050228322771320600
    México9029161167189
    Uganda 10 10 10 20 70
    Polinesia francesa1002161343
    La Reunión4527563335
    Tonga0 10 16 100 130
    Producción (en toneladas) anual de vainilla. Fuente : FAOSTAT

    El mercado relativamente restringido de la vainilla, que desea satisfacer una demanda sujeta a la autenticidad natural, está sometido a la meteorología y a la especulación financiera.

    Los ciclones que llegan frecuentemente a la costa oriental de Madagascar pueden, de hecho, destruir una parte importante de los cultivos de vainilla o de la cosecha anual. Pero la vainilla preparada puede ser conservada durante varios años. Las agrupaciones de productores y los intermediarios, si tienen medios, pueden también generar inventarios, para amortiguar las variaciones de precio o, al contrario, aprovechar estos cambios.

    Normalmente, las grandes firmas de la industria alimentaria o las empresas internacionales tratan directa y confidencialmente con los productores locales. De esta manera, más bien opaca donde incluso el anuncio de las previsiones de producción puede llegar influir en el nivel de los precios, se hace entonces difícil conocer con seguridad las cifras.

    De una manera general, los profesionales están de acuerdo en considerar que la producción mundial anual de vainilla elaborada se aproxima de hecho en la actualidad a las 2.500 toneladas.

    La vainilla es cada vez más escasa y cara, siendo el 99% de la vainilla que consumimos, versiones sintéticas de la vanilina, un compuesto orgánico, que es el principal componente del sabor a vainilla.

    La producción de vanilina a partir de la planta es muy escasa (apenas unas 40-50 Toneladas/año), mientras que la producción de vanilina de forma sintética, asciende a más de 16-20.000 Toneladas/año y va en incremento.

    Prácticamente el 99% de la vainilla que consumimos es “artificial”, ya que la producción de la vainilla “natural” es escasa y muy cara. Esto se debe en parte, a que de las 110 especies del género Vanilla, apenas se explotan comercialmente 3 o 4 y en unas zonas geográficas muy determinadas, debido a las necesidades de luz, agua, clima, los elevados cuidados que requiere la planta y el bajo rendimiento por cultivo.

    Mientras que los extractos de la vanilina (el componente primario de la vaina de la vainilla y que da el sabor de vainilla) obtenidos de las vainas de la planta está en unos 4.000 dólares/kilo, la vanilina natural obtenida de producción microbiana está en unos 1000 dólares/kilo, el equivalente sintético e idéntico a la vanilina de la planta; obtenido a partir del guayacol; un derivado del petróleo, está en unos 11-15 dólares/kilo.

    A pesar de esta diferencia de precio, el sabor de la vainilla natural no es comparable al sintético o al obtenido por producción microbiana, ya que en las vainas curadas de la vainilla hay más de 200 componentes químicos diferentes, frente a 2 en el caso de las alternativas (vanilina y azúcar).

    ¿Por qué es tan cara y escasa la vainilla natural?

    A pesar de que el género Vanilla tiene unas 110 especies, apenas se cultivan 3 especies de forma comercial y en estas tres especies, se requieren unas especiales condiciones de temperaturas diurnas y nocturnas, un rango de altitud determinado, condiciones de luz determinadas, elevada humedad, poder crecer sobre otro árbol además de que la polinización es compleja (puede hacerla un tipo de abejas determinadas), pero en la mayoría de los casos esta polinización; que es en realidad una autopolinización, hay que realizarla a mano.

    La orquídea de la vainilla, evolucionó para producir vanilina, un glucósido que se almacena en la planta para protegerse contra los patógenos. Es en la curación de las vainas de vainilla, cuando se convierte el glucósido a glucosa y posteriormente a vanilina, siendo una especie de cristales/fibras blancas en el exterior de las vainas, que apenas representa el 2% de su peso seco.

    Vainas de vainilla con los cristales/fibras de vanilina; que es de donde se obtiene el sabor de la vainilla.

    Un ejemplo de la complejidad de la obtención de la vainilla natural, es que las vainas de la vainilla tienen que pasar entre 9 y 10 meses después de la polinización y ser curados durante meses hasta que se inicia el proceso enzimático para obtener el glucósido que finalmente queda en las vainas de vainilla.

    Además, el rendimiento es muy bajo ya que para producir 1 kilogramo de vainilla de la propia planta, se requieren cerca de 500 kilogramos de vainas de vainilla, que corresponden a la polinización de unas 40.000 flores, lo que deriva que apenas el1% de la producción mundial de vainilla sea de las vainas de la planta .

    El gusto puede variar según el país de origen, el proceso de cultivo (se está introduciendo la producción intensiva mediante invernaderos; aunque se pierde calidad), la madurez de la vainilla al momento de la cosecha y el proceso de secado y curación utilizados, lo que hace variar fuertemente el precio final de la vainilla.

    Beneficios de la vainilla

    Entre las propiedades de la vainilla podemos encontrar beneficios tan diversos como el aumento de la energía muscular, la reducción de la presión arterial y la mejora del humor y la ansiedad, evitando la posibilidad de sufrir de depresión.

    Ayuda a dormir y descansar mejor, estimula los sentidos y activa el cerebro. Sus propiedades sedantes ayudan a relajar los músculos en aquellas personas que sufren de estrés o ansiedad, y también ayuda a evitar las convulsiones por sus propiedades antiinflamatorias. Alivia el reuma, las alergias y la artritis.

    Las mujeres la utilizan para tratar la dismenorrea, ya que es un potente emenagogo; la vainilla también puede bajar la fiebre y aliviar los dolores de dientes y encías.

    Entre las propiedades de la vainilla encontramos hechos tan dispares como su poder afrodisíaco -impotencia, disfunción eréctil, frigidez, falta de líbido- y su capacidad para ahuyentar a los mosquitos si la frotamos sobre la piel.

    Por otra parte, numerosos estudios han comprobado que la vanilina, el compuesto principal de la vainilla, tiene propiedades anticancerígenas que permiten matar las células cancerosas, limitar la metástasis, inhibir la angiogénesis -creación de un nuevo suministro de sangre para los tumores-, y además tiene propiedades antimutagénicas.

    También ayuda en la anemia de células falciformes, una condición crónica y hereditaria incurable, en la que no llega suficiente oxígeno a la sangre, por lo que las personas sienten dolor y fatiga.

    Beneficios para la belleza

    Cuando la vainilla es aplicada de forma tópica, ayuda a mejorar los niveles de hidratación de la piel y el cabello. Por sus propiedades antioxidantes, permite evitar el envejecimiento prematuro de la piel, además de limpiarla en profundidad y darle un aspecto radiante. Incluso se puede utilizar como bálsamo labial si lo mezclamos con miel y cera de abejas.

    Además, es utilizada a menudo como aromatizante en perfumes, jabones y velas, ya que tiene propiedades afrodisíacas y relajantes.

    Consejos

    En el mercado podremos comprar nuestra vainilla en cuatro formatos diferentes: la vaina entera, molida, en pasta o puré y en extracto natural. Pero lo más corriente fuera de los círculos profesionales es usarla en forma de vainas enteras o extracto natural.

    A la hora de comprar nuestras vainas deberemos fijarnos en cuatro puntos:

    • La especie: tanto la Bourbon como la de Tahití son excelentes y sólo prima una sobre la otra en función del uso que vayamos a hacer de ellas.

    • El grado: la mejor opción siempre son las vainas de grado A. No obstante puede interesarnos utilizar las de grado B para hacer nuestro propio extracto.

    • La longitud: aunque las de mayor tamaño tienen más semillas, no existe diferencia en cuanto a la calidad de las vainas dentro de un mismo grado.

    • La apariencia: las vainas de buena calidad deben ser de color marrón oscuro hasta negro, flexibles, rellenas, húmedas, oleosas y con un fuerte aroma. Un buen test consiste en intentar hacer un nudo con la vaina. Esto debería ser fácil y no debería ocasionar que la vaina se quebrase ni rompiese. Otra buena pista nos la pueden dar la presencia de una capa de unos diminutos cristales en el exterior de las mismas. No debemos confundir esto con el mal estado de las vainas por el moho, sino que es producto de una alta concentración de vainillina en su interior. Estas vainas son especialmente deseables a la hora de comprar.

    Por lo que respecta al extracto, nos bastará con asegurarnos de que estamos comprando extracto 100% natural de vainilla y no las imitaciones artificiales (mucho más baratas) que nada tienen que ver con las cualidades y los aromas de la vainilla natural.

    Los aromas artificiales de vainilla están asociados a la industria papelera porque se elaboran a través de procesos químicos con lignina un constituyente natural de la madera. El extracto de vainilla natural es una mezcla de cientos de compuestos diferentes que van incorporados a la vainilla. La artificial, en cambio, es una solución de vainillina pura, generalmente de origen sintético.

    A la hora de guardar nuestras vainas es conveniente saber que nunca se deben refrigerar o congelar, porque no soportan los cambios bruscos de temperatura. Se recomienda conservarlas en un recipiente hermético, lejos de la luz y las fuentes de calor. También se deben evitar los recipientes con tapones de corcho, ya que éstos favorecen el desarrollo del moho, ni recipientes muy grandes en los que las vainas tengan la posibilidad de estar en contacto con un gran volumen de aire.