La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

La vida no merece que uno se preocupe tanto

¿Qué hay dentro de nuestro ser que nos impulsa a preocuparnos? La preocupación es intrínseca al oxígeno que respiramos.

Cada humano tiene su medida, su talla, su peso de preocupación. No depende de nada que podamos manejar.

Nos invade sin permiso y nos provoca el insomnio del alma. Nos acoge en su regazo y nos brinda el desasosiego a su voluntad.

La preocupación es libre, se introduce en nuestras venas y circula sin límites de velocidad y posee todos los puntos.

Cada humano se doblega ante sus preocupaciones sin levantar la vista al frente. Circula sin señales, tan sólo en los precipicios insalvables y es entonces cuando hacemos el stop por obligación.

Nos desnudamos de preocupación y vuelta a empezar.